En algunos surtidores, el litro cuesta más de dos euros

«De locos», así califican en las propias gasolineras algunas de las escenas que estamos viendo estos días. Ya no es ‘sólo’ que los precios se hayan disparado o que no se vea un próximo fin a esta escalada. Es que además se están dando situaciones tan insólitas como que en algunas el diésel sea más caro que la gasolina. Lo estamos viendo ya en estaciones de servicio como las de La Avanzada o Irún, donde está más caro que la gasolina, y por encima de los dos euros el litro.

«Nosotros estamos tan sorprendidos como los consumidores. La única explicación que tenemos está en la cotización, en la extrema volatilidad del precio del crudo. El miércoles el Brent cerró a 111 dólares el barril, pero llegó a estar a 140. Para hacerse una idea de lo loca que es esa variación basta con pensar que esos treinta dólares de diferencia es lo que costaba el barril hace ahora dos años», señala Nacho Rabadán, director general de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES), quien explica además que estos últimos días esta volatilidad afecta ya tanto al petróleo como a los productos refinados. «Estamos viviendo oscilaciones que hacen imposible cualquier previsión. Hay estaciones de servicio que a las once tienen que cancelar pedidos que han hecho a las nueve de la mañana porque llenar el tanque con los nuevos precios les puede suponer pagar 9.000 euros más»

El problema es que la cotización supone una tercera parte del producto final que el consumidor paga tanto por la gasolina como por el diésel, por lo que estos vaivenes se trasladan muy rápidamente y de manera muy ostensible a las estaciones de servicio, especialmente en las que más a menudo tienen que llenar sus depósitos y en aquellos productos que tienen más demanda. Esta es la razón por la que el diésel, que se consume más que la gasolina, pueda llegar a ser más caro que ésta.

También está en esa mayor rotación la explicación final a otros dos ‘expedientes x’ que podemos ver si repostamos estos días: que encontremos la gasolina 98 octanos más barata que la 95 y que haya estaciones de servicio ‘low cost’ con precios más altos que otras de petroleras. «La gasolina de 98 se vende menos porque sólo merece la pena en los vehículos con motores a los que aporte un mayor rendimiento. Al consumirse menos hay gasolineras que tienen reservas en sus tanques de cuando estaba más barata, mientras que desde entonces ya han tenido que renovar varias veces las existencias de la de 95 pagando cada vez más por ella. Lo mismo ocurre con las gasolineras de petroleras si por tener menos clientes o mayor capacidad de almecenamiento aún están vendiendo gasolina de días en los que el mercado estaba más bajo. La cuestión es cómo esté la cotización cuando tienes que volver a llenar los tanques», explica Rabadán

¿Puede esta situación generar en algún momento falta de abastecimiento? «Falta de abastecimiento porque falte el producto no. Otra cosa es que a algunas estaciones pueda haber días en los que no puedan hacer frente al coste que supone llenar los tanques porque la mayoría son micropymes. De hecho, hay expertos que creen que es mejor que los precios se estabilicen aunque sea por lo alto a que siga tanto vaivén, porque esta volatilidad no permite hacer ningún cálculo«, señala el director general de CEEES.


Fuente: elcorreo

Leave a Comment