Pese al tope al gas, el precio será el triple que hace un año. El sobrecoste se trasladará mediante un recargo a las facturas a precio fijo del mercado libre

El mercado eléctrico peninsular ya es oficialmente «excepción ibérica», con capacidad para topar el precio del gas. Aunque todavía debe hacerse oficial en el Consejo de Ministros, el acuerdo con Bruselas recoge que tendrá una duración de 12 meses y que empezará con un precio medio del gas de 40 euros MWh, para estabilizarse en 50 euros de media en todo el periodo. Según se defiende desde el Gobierno, una vez aprobada y en vigor –previsiblemente el martes que viene–, beneficiará al 40% de los consumidores domésticos –los que más han sufrido estos meses, con la tarifa regulada– y hasta al 80% de los consumidores industriales de electricidad con el coste vinculado al mercado mayorista.

Sin embargo, la realidad puede ser muy distinta. Según estimaciones de expertos consultados por LA RAZÓN, esta rebaja en la factura engordará la factura del 80% de los consumidores. ¿Cuál es la causa? Que el 80% de la demanda eléctrica tiene unos precios fijos, es decir, ha mantenido sus precios más o menos estables durante los últimos meses. Ahora, con esta nueva medida, las comercializadoras –las verdaderas beneficiarias de los altos precios del gas– tendrán que cubrir el sobrecoste que les va a suponer la descompensación de seguir comprando con un precio más elevado del tope marcado por ley. Por tanto, trasladarán al consumidor final del mercado libre ese sobreprecio. Es decir, los que hasta ahora apenas habían sufrido alzas significativas en su factura.

En cambio, el resto de clientes domésticos -el 60% del total, según sus cuentas, el 80% según otras fuentes- tendrán que pagar la diferencia entre el precio tope del gas -los 50 euros por MWh topados- y al que cotice en el mercado, que se acabará reflejando en la factura eléctrica. Queda claro pues que los consumidores del mercado regulado se beneficiarán con esta medida, pero la otra cara de la moneda, los clientes del mercado libre, se verán seriamente perjudicados por la limitación al tener que asumir ese desfase.

Fuente: LaRazon


Leave a Comment