La guerra entre Rusia y Ucrania sigue en su punto más álgido en una continua batalla de armas y movimientos económicos, que está mermando también sobremanera el precio de muchos productos que se comercializan más allá de las fronteras eslavas. Además de las principales energías (electricidad, gas, combustible…) que ya se vienen notando en los últimos días, muchos alimentos populares de la cesta de la compra también empiezan a incrementar su coste debido a la producción esencial desde Rusia y Ucrania.

Si durante los últimos meses el precio del carro de la compra se ha ido elevando acorde a la subida del IPC y el encarecimiento de las principales energías, desde estos días y en un futuro a corto plazo, los consumidores seguirán experimentando crecidas que mermarán más aún sus bolsillos.

Todo a consecuencia del conflicto desatado desde la invasión lanzada por Vladimir Putin y las diferentes sanciones que Occidente está imponiendo a Rusia, así como al bloqueo que se está viendo obligada Ucrania por sus dificultades en medio de la guerra. Por ello, algunos alimentos básicos seguirán al alza en España, al llegar en su mayoría desde estos territorios.

Estos son los alimentos que más subirán su precio por la guerra:

Principalmente todas las que depende del cereal, según un informe del Instituto de Comercio Exterior (ICEX), en 2020 el 42,2% del cereal importado en España provenía de Ucrania. Esto repercute en varios alimentos, así como en el hecho de que España es uno de los mayores productores de pienso en Europa, lo que indirectamente repercute sobre la alimentación de la ganadería. 

Con ello, aunque aún no se ha comenzado a notar las consecuencias de la guerra y no hay una carencia de desabastecimiento de cereal, la carne, leche, huevos o el pan podrían elevar sus precios en un futuro a corto plazo

También el aceite de girasol y todos los derivados de ello. Con parecido efecto que el cereal, Ucrania es el principal proveedor de España sobre este producto por lo que tanto sus lotes como las materias primas que se aprovechan de ello (pastas, mayonesas, confitería…) también podrían en los próximos meses elevar sus costes. 

Es decir, con cereal y aceite de girasol, dos de los productos más básicos de la cesta de la compra, y las sanciones sobre Rusia que afectan a las energías, a corto plazo se seguirá incrementando la cesta de la compra, con el respectivo prejuicio para las familias españolas. Un nuevo sobrecoste que se suma así a la gasolina, luz y gas dejando muy dañada la economía del hogar y los bolsillos más vulnerables.

Fuente: El economista

Leave a Comment